Horario de atención: Lunes a Viernes 12hs a 18hs | Sábados de 11hs a 14hs
¡Envíos a todo el país! Consultanos los costos. ¡Tenemos promociones!
(011) 4865-7871 [email protected]
Close
Ciudad Autónoma de Buenos Aires Gallo 491 (C1172ABI)
(011) 4865-7871 [email protected]
Horario de atención: Lunes a Viernes 12hs a 18hs | Sábados de 11hs a 14hs
Armadura de combate : historia

La armadura de combate suele estar muy presentes en el imaginario colectivo. Basta pensar en un caballero medieval o en un legionario romano que instantáneamente se nos vendrá a la mente su armadura. Las armaduras de combate eran piezas de metal o cuero que se unían entre sí con el objeto de proteger a su portador. Han evolucionado durante cientos de años. A continuación, algo de historia. No se duerman, prometemos es interesante 😉

Armadura de combate : primeras armaduras

Según los grabados encontrados en excavaciones, las primeras armaduras datan del período egipcio. Consistían de un casco de metal y una coraza (peto y espaldar) de cuero cubiertas por placas metálicas.

Los griegos micénicos, por su parte, contaban con una armadura muy completa: la Panoplia de Dendra, que era de bronce. Consistía en un peto (parte que protege el pecho) con espaldar, más protección para cuello y hombros. También tenía una faldilla, yelmo y grebas (piezas que cubrían las piernas, desde la rodilla hasta el tobillo).

Armadura de combate griega

Los soldados griegos, conocidos como hoplitas, usaban una armadura simple pero efectiva que consistía en una túnica por sobre la que llevaban una coraza de cuero cubierta con placas metálicas, y canilleras para proteger las piernas. A veces las armaduras eran aún más simples y consistían en un peto y un espalda, unidos entre sí por correas de cuero. Sus cascos tenían formas variadas, el más difundido era el beocio, que tenía una visera y un apéndice nasal, o apéndices que protegían el cuello a los costados de la cabeza.

Armadura de combate romana

Las armaduras romanas variaban según el tipo de soldado que la llevara. Los primeros soldados usaban cascos de cuero y placas metálicas y una armadura compuesta por pequeñas placas para lograr mayor movilidad. Más adelante, a medida que fueron conquistando nuevos territorios y exponiéndose a distintos tipos de armaduras, adoptaron los cascos de metal con yugulares, cubrenuca y cota de malla para proteger el tronco.

Armadura de combate medieval

En la edad media las armaduras llegaron a convertirse en esas magníficas piezas que se pueden apreciar en museos y en relatos épicos por igual. Armadas en su totalidad, las armaduras de combate medieval pesaban entre 35 y 45 kg, lo que significaba que combatir con ellas requería gran fuerza y destreza.

Luego de las cruzadas, la armadura más difundida fue la loriga, que estaba formada por escamas o por un tejido de cadenas de acero conocido como cota de malla. La cota se vestía sobre un jubón acolchado, conocido como gambesón, cuyo objetivo era amortiguar los golpes de las armas enemigas. Sobre la loriga se usaba una cota de metal, que más adelante fue adornada con emblemas y símbolos distintivos.

Los cascos fueron variando a lo largo de los siglos, desde el simple de metal con forma cónica y apéndice nasal en el siglo X, hasta el yelmo redondeado con visera movible y cresta del siglo XIV. Debajo del casco se usaban tocas de malla que cubrían nuca y cuello.

Hoy en día la armadura de combate sigue usándose para proteger a los guerreros. Aquellos que practican la lucha medieval como deporte siguen beneficiándose de estas geniales piezas que, además de útiles, son extremadamente bellas.

armadura de combate medieval evolucion
(011) 4865-7871
[email protected]
Gallo 491 (C1172ABI)
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Argentina