Horario de atención: Lunes a Viernes 12hs a 18hs | Sábados de 11hs a 14hs
¡Envíos a todo el país! Consultanos los costos. ¡Tenemos promociones!
(011) 4865-7871 [email protected]
Close
Ciudad Autónoma de Buenos Aires Gallo 491 (C1172ABI)
(011) 4865-7871 [email protected]
Horario de atención: Lunes a Viernes 12hs a 18hs | Sábados de 11hs a 14hs
Breve historia de la espada

La espada es un arma llena de historias, mitos y fantasía, fue el arma principal de ejércitos, la construcción de imperios y famosos caballeros.
Su desarrollo es gracias a los desarrollos metalúrgicos que hicieron posible el uso de nuevos materiales para forjarlas.

Las armas con filo han sido parte de la historia de la humanidad desde el comienzo de los tiempos. Sin ir más lejos, las primeras herramientas utilizadas por el hombre fueron piedras afiladas.

Aunque hoy las espadas no son el armamento principal de los ejércitos, jugaron un papel indiscutido en todas las civilizaciones. Incluso hoy son las protagonistas de muchas ceremonias y funciones militares.

¿Qué ingredientes crean una espada?

A grandes rasgos, una espada consta de dos componentes principales: la hoja y la empuñadura. La guarnición tiene como tarea principal proteger la mano de quén la usa y la empuñadura sirve para agarrar la espada. (Para más info sobre las partes que forman una espada podés leer la siguiente nota)

Dagas, las primeras espadas

Se cree que las espadas, cuya fecha de creación sigue sin confirmarse a ciencia cierta, es la forma evolucionada de una daga. Estas armas más cortas fueron hechas originalmente de cobre, un material que aunque fácilmente accesible en la época, es conocido por ser un metal relativamente blando.

Su uso en cualquier arma que no sea una para apuñalar lo hace completamente impracticable.

La Edad de Bronce

La creación de la espada con sus bordes afilados y cortantes no podría haber ocurrido sin el desarrollo de un metal más duro que el cobre.

Por esa razón, se cree que su primera aparición fue entre los siglos XVII-XVI aC en el período que más tarde se conocería como la Edad de Bronce.
El bronce es una aleación, la mezcla, de cobre y estaño. Un metal que es:

  • Más fuerte
  • Más flexible
  • Permanece afilado durante más tiempo

El ascenso del hierro en la forja de espadas

Las espadas hechas de hierro (a diferencia del bronce) aparecen desde la Edad de Hierro temprana (hacia el siglo XII aC), pero no se vuelven comunes antes del siglo VIII aC.

La llegada del hierro trajo una espada más fuerte que las de bronce, además tenía la ventaja de poderse producir en masa, por la mayor cantidad disponible de materia prima.

El hierro se convirtió en el metal elegido para las espadas, y ayudó a forjar nuevos imperios. Tanto las armas como las herramientas de hierro y bronce tuvieron un impacto increíble en el equilibrio de poder durante las épocas de su respectivo florecimiento.

¿Y las espadas con hoja de acero?

Con el tiempo, los herrero descubrieron que al agregar carbón durante el proceso de fundición de hierro, y al templarlo para aumentar la dureza, podían hacer espadas mucho más duras y elásticas que no perdían su forma.
Sin embargo, el proceso no fue fácil de controlar y pasaron siglos antes de que aprendieran a crear la nueva aleación, el acero. El resultado fue espadas de gran variabilidad de calidad.

A comienzos de la Edad Media, algunas espadas aún se fabricaban con hierro. Pasaron siglos antes de que se comprendieran las verdaderas propiedades del acero.

(011) 4865-7871
[email protected]
Gallo 491 (C1172ABI)
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Argentina