Horario de atención: Lunes a Viernes 12hs a 18hs | Sábados de 11hs a 14hs
¡Envíos a todo el país! Consultanos los costos. ¡Tenemos promociones!
(011) 4865-7871 [email protected]
Close
Ciudad Autónoma de Buenos Aires Gallo 491 (C1172ABI)
(011) 4865-7871 [email protected]
Horario de atención: Lunes a Viernes 12hs a 18hs | Sábados de 11hs a 14hs
La Vida en la Edad Media – Los Poblados y los Campesinos – Parte 2

La vida en la Edad Media era muy dispar, dependía mucho de si habías nacido en una familia rica o en una pobre. La mayoría de las personas vivía la misma vida que sus padres había vivido, y sus abuelos también. Eran muy pocos los que podían cambiar su vida a través de la educación o aprovechando oportunidades.

La Vida en la Edad Media – La vida en los poblados

Un pueblo medieval podía buscar un decreto legal para convertirse en un vecindario. Los mercaderes ricos podrían así elegir un alcalde y abrir un mercado. Las casas de los poblados estaban construidas en base a una estructura de madera, cuyos espacios se rellenaban con tiras de madera entrelazadas y cubiertas con arcilla y estiércol de caballo, en lo que se conoce como quincha.

Los negocios medievales solían ser talleres, estaban abiertos al público y tenían las casas de los artesanos en la planta alta. Como pocos podían leer, los carteles mostraban modelos a gran escala de lo que se fabricaba en el taller. Los artesanos de la misma profesión solían estar ubicados en la misma calle.

Las calles de los poblados medievales eran muy angostas, concurridas y bulliciosas. Las campanas de la iglesia sonaban constantemente, los pregoneros gritaban y los vendedores de comida buscaban atraer compradores.

Cuando se ponía el sol, entraba en vigencia el toque de queda. Se esperaba que todos cerraran sus casas. El pueblo cerraba sus puertas y la guardia patrullaba las calles en busca de ladrones y aprendices que hubiesen ignorado el toque de queda.

A los criminales se los ponía en un cepo, que eran unas tablas de madera con agujeros para pies, cabeza y manos. Los castigos medievales eran crueles, a veces se colgaba a aquellos que se encontrara robando.

La vida en la Edad Media – Los poblados y los campesinos

Tanto al principio de la Edad Media, la época feudal, como hacia a finales de la Edad Media, la vida de los sirvientes y campesinos era difícil. El trabajo era laborioso: se araba en otoño, se sembraba en primavera y se recolectaba en verano. La jornada comenzaba al amanecer con la preparación de los animales y terminaba al atardecer, cuando se los limpiaba y se los devolvía a sus establos.

Las cabañas estaban construidas con quincha (entramado de madera o junco recubierto por barro) y su techo era de paja. No tenían ventanas. Dentro de la cabaña se destinaba un tercio del lugar para los animales, que dormían adentro con la familia; un fuego crepitaba en el centro, por lo que el aire estaba permanentemente viciado y el humo era espeso. En cuanto a los muebles, se reducía a un par de bancos, un cajón para dormir y algunas ollas y cuencos para cocinar y comer.

Los campesinos se alimentaban mayormente de vegetales y de alimento que pudiesen recolectar, como nueces, bayas y ortiga. Solían tomar cerveza casera, usualmente de poco sabor. Se endulzaba todo con miel y, de llegar a comer pan, no se trataba de pan blanco, sino de centeno negro.

El momento más complicado del año era cuando terminaba la primavera, ya que se comenzaban a terminar las provisiones de comida y las nuevas cosechas aún no daban sus frutos. Una cosecha pobre significaba que muchos campesinos morirían de hambre, literalmente.

Traducción y adaptación: http://www.bbc.co.uk/bitesize/ks3/history/middle_ages/everyday_life_middle_ages/revision/1/

En el artículo anterior nos maravillamos con la vida en la edad media de los lords y los caballeros. En esta segunda parte, descubrimos que aquellos que no tenían la fortuna de nacer en un castillo solían llevar vidas difíciles.

(011) 4865-7871
[email protected]
Gallo 491 (C1172ABI)
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Argentina